Mental Game Coaching

Desarrolla tu Juego Interior
“Siempre existe un juego interior que se desarrolla en tu mente no importa el tipo de juego exterior que estés practicando. Lo consciente que seas de este juego interior marcará la diferencia entre el éxito y el fracaso en el juego exterior» -Tim Gallwey-

Si deseas estar entre los mejores en tu deporte, deberías de saber que vas a necesitar una combinación de varios factores. Una estrella no nace, se hace. Nadie nace siendo una superestrella en ningún deporte. Es cierto que la genética ayuda mucho, al igual que las habilidades innatas, siempre que elijamos el deporte mejor adaptado a ellas. Messi no sería Messi jugando al baloncesto o en la piscina olímpica, evidentemente. Al igual que Michael Phelps, que es lo más parecido a la perfección física en cuanto a un nadador, no sería Michael Phelps si se hubiera dedicado a correr maratones.

Está claro que para ser el mejor necesitas de una base genética y habilidades innata adaptada a tu deporte. Sin embargo, eso no es suficiente. Todos los grandes jugadores han pasado por un largo proceso de años de entrenamiento físico y técnico, años de una tremenda disciplina y una cantidad ingente de esfuerzo. No solo las grandes estrellas del deporte, sino cualquier jugador profesional.

Pero para estar entre los mejores, no es suficiente el talento y el esfuerzo. La diferencia entre un deportista que gana de forma consistente, que siempre está entre los mejores y otro deportista que sufre para meter la cabeza en la cima suele ser muy pequeña y casi siempre tiene que ver con la parte mental, lo que denominamos «Juego Mental o Juego Interior».  La parte mental es importante, muy importante. De hecho, en la pista, puede ser el factor decisivo que decanta el partido hacia un lado u otro. Es el «extra» necesario que nos puede dar la ventaja decisiva. Los grandes campeones son plenamente conscientes de este juego interior y le otorgan la importancia que merece en su preparación. Sin embargo, la gran mayoría de deportistas invierten una mínima cantidad de esfuerzo, tiempo y recursos en su entrenamiento mental.

El Juego Mental o Juego Interior es una parte fundamental para que desarrolles tu máximo potencial, no solo en el ámbito deportivo, sino en cualquier otra faceta de vida. Tu mente es lo que hace que todo lo demás funcione. Y queremos una mente fuerte, confiada y concentrada en vez de una mente distraída, con ansiedad y fuera de control, ¿verdad?.
¿Por qué es necesario un entrenamiento mental?

Hay multitud de factores que influyen en que se pueda tener éxito en el deporte. Primero hay que tener ciertas habilidades naturales, cierto. Es importante entrenar bien y comer bien. Un deportista de alto nivel entrena muy duro y necesita que sus niveles de energía y la «gasolina» que le mete al cuerpo sean adecuadas y suficientes. Hay que descansar muy bien, el descanso tiene que estar a la altura del esfuerzo realizado.

Los métodos de entrenamiento tienen que ser los adecuados para que pueda desarrollar todas sus habilidades y competir a alto nivel. Necesita resistencia, flexibilidad, agilidad, fuerza y un cuerpo sano y preparado para poder resistir las exigencias del circuito profesional.  Sin embargo, el ingrediente clave que marca la diferencia entre un buen jugador y un jugador de élite, es el Juego Mental (o Juego Interior).

Sin fortaleza mental y la mentalidad adecuadas, no podrás mantener el esfuerzo y la constancia que son necesarias para trabajar todas las áreas que hemos visto durante el tiempo necesario. Si no eres capaz de verte a ti mismo como un campeón, no podrás ser un campeón nunca. Es tan sencillo como eso. Y es por eso que el factor mental es más que importante, es crítico.

Sin el trabajo mental adecuado, no serás capaz de mejorar significativamente tu juego (una vez alcanzado un cierto nivel). Un deportista convencido de que puede ganar pone mucho más interés y esfuerzo en el entrenamiento que otro que no cree que pueda conseguirlo. Y no solo entrenar, sino aprender y buscar todas las maneras posibles de mejorar en su deporte. Durante los partidos, un deportista con la mentalidad adecuada sabe que la diferencia en la élite entre ganar y perder un partido es muchas veces mental. Es una batalla mental dentro de la pista.

Sin un buen trabajo estableciendo los objetivos adecuados y de preparación del plan de acción para alcanzarlos no será posible mantener la concentración y la persistencia requeridas para llegar a estar entre los mejores. Sin un buen trabajo interior, de desarrollo personal, no tendremos un motivo lo suficientemente poderoso para mantener la motivación y el compromiso que requiere el camino que has elegido.

El desarrollar tu juego interior es imprescindible si quieres estar entre los mejores. Si solo practicas tu deporte por diversión, no es necesario pero si muy recomendable. Las habilidades que te proporciona no se quedan en el ámbito deportivo, te las «llevas» puestas en el resto de facetas de tu vida. Si practicas deporte recreativo, es una buena forma de avanzar en tu desarrollo personal. Te ayudará a ver la competición como una herramienta para estirar tus límites, para expresar tu potencial. Te ayudará a entender el concepto de «ser un ganador» y que si lo has dado todo, te irás satisfecho a casa, aunque hayas perdido. Te ayudará a disfrutar y a aprender y a llegar hasta lo más lejos que puedas llegar.
¿En que te pueda ayudar  el Juego Interior?
  • Cuando no tienes objetivos claros ni bien definidos, ni un plan de acción específico para alcanzarlos. Sientes que no tienes una dirección clara que seguir.
  • Tu rendimiento en competición está por debajo de tu nivel real. Te puede la presión
  • Te bloqueas por exceso de responsabilidad. Tienes miedo de fracasar y aparece la ansiedad y la preocupación por el resultado final.
  • Te cuestionas tu capacidad en competición. En el momento de la verdad, te surgen dudas, disminuye tu confianza, pierdes la concentración y tu rendimiento se resiente.
  • No tienes claro porque compites. Te falta motivación. No disfrutas con tu actividad.
  • Confundes tu valor personal con los resultados que consigues en tu actividad. Aunque esto puede ser bueno cuando las cosas van bien, es tremendamente peligroso en los momentos complicados.
  • Pierdes la concentración en los momentos claves. Cuando la presión es mayor, tienes muchos problemas para pensar con claridad y cometes errores que no cometerías en situaciones menos críticas.
  • Tras una lesión, aunque la recuperación física es total, no consigues recuperar el nivel de rendimiento que tenías previamente.
Para terminar, quizás no te veas identificado en estos momentos con ninguno de los puntos anteriores. Quizás no tengas ningún bloqueo o limitación mental. Pero quieres ser todo lo mejor que puedes llegar a ser y vas a hacer todo lo que esté en tu mano para conseguir ese «plus» sobre el resto de tus rivales. Quieres comprobar como desarrollar tu Juego Mental puede ayudarte a mejorar en lo que haces. Esta es la mejor situación posible. La decisión de empezar a trabajar con un Mental Game Coach porque quieres trabajar tu fortaleza mental y mejorar tu rendimiento, sin que haya un motivo «negativo» de por medio. La mayoría recurren a los servicios de un psicólogo o coach deportivo cuando están en una situación complicada (un bache, un bloqueo, problemas de ansiedad, etc…) y han agotado todas las demás vías.
El Juego Mental en tu vida
“Tu nivel de éxito en cualquier faceta de tu vida muy pocas veces será superior a tu nivel de desarrollo personal, porque el éxito es algo que atrae la persona en la que te conviertes» -Jim Rohn-

Los principios del alto rendimiento son los mismos para cualquier actividad. Lograr un alto rendimiento, lograr la excelencia, es fundamental para desarrollar todo nuestro potencial. Para vivir una vida plena. Es cierto que el deporte es la mejor escuela de vida posible, y sus valores como la disciplina, trabajo en equipo, constancia, optimismo, gestión de la presión, capacidad de adaptación, la propia consciencia, etc… son claramente aplicables a nuestro entorno cotidiano. Igualmente, los principios del Juego Interior son aplicables a cualquier actividad de nuestra vida en la que queramos involucrarnos, tanto si aprovechamos el trabajo realizado en los términos de nuestra actividad deportiva como si los aplicamos directamente a nuestro entorno laboral, por ejemplo.

Para ser un gran jugador es necesaria una combinación de preparación técnica, fuerza física, velocidad y agilidad, además de un conocimiento estratégico del juego. De la misma forma, para ser un gran profesional en el sector que sea, es necesaria la misma preparación exhaustiva en otra serie de factores. Pero desarrollar todas esas cualidades y ponerlas en práctica requiere un factor fundamental: TU. Este «TU» se refiere a tu mente, a tu «juego interior». Y trabajar esa parte te permite gestionar las frustraciones y desilusiones mucho mejor. Te ayudará a motivarte para entrenar, aprender y buscar como mejorar cada día. Afecta a tu percepción de lo que eres, lo que haces y del mundo que te rodea, a como entiendes ganar y perder. Trabajar e invertir en tu Juego Mental es un factor crítico para tu éxito.

Si estás dispuesto a averiguar hasta donde puedes llegar, ponte en contacto conmigo por correo electrónico (info@davidpermuy.com) o por teléfono (609.352.586) y veremos la mejor forma de trabajar juntos.